Los Cruceiros en Galicia

 en Cultura

Cruceiros, seña de identidad de nuestros paisajes

Un cruceiro es un elemento escultórico formado por una cruz situada sobre una columna. En Galicia hay unos 12 000 cruceiros. Inicialmente, los cruceiros se erigían para expiar algún pecado, pero también tienen la función de proteger a viajeros y caminantes.

 

Suelen estar ubicados cerca de edificaciones religiosas (iglesias, ermitas, cementerios…) y en cruces de caminos, santificando a menudo lugares relacionados con creencias paganas.

 

700 años de tradición

El Cruceiro de San Roque de Melide es el más antiguo de Galicia, ya que esta obra de arte tallada en piedra, en la que se representa la imagen de Cristo, data del siglo XIV.

 

Para ilustrar la importancia de los cruceiros en la cultura gallega, podemos tomar como ejemplo la ciudad de A Coruña, y es que en esta ciudad de apenas 37 km² se encuentran 39 cruceiros (¡más de uno por kilómetro cuadrado!). Y esto no solo ocurre en este municipio, sino que esta situación se repite en toda la geografía gallega, dando lugar a monumentos únicos de un gran valor histórico y cultural. Algunos de los más singulares son: el de O Hío, en Cangas de Morrazo, conocido por su gran representatividad y complejidad; el de Presqueira, en el municipio de Baños de Molgas, situado sobre un petroglifo; o el de Pedra da Serpe, en el ayuntamiento de Ponteceso, construido sobre una misteriosa serpiente alada también tallada en piedra.

 

Estas cruces, han sido testigo de la devoción popular y de siglos de historia de la región. Son patrimonio integrado en la vida cotidiana de los gallegos y las gallegas, un patrimonio que trasciende lo religioso y que está muy arraigado en la cultura e historia gallegas.

 

Un patrimonio amenazado

Pese a lo expuesto anteriormente y a pesar de tratarse uno de los elementos arquitectónicos más característicos de Galicia, en numerosas ocasiones, los cruceiros no cuentan con el respeto y la conservación necesaria. Si bien existen miles de cruceiros en la región, cada uno de ellos es único, y tiene una historia única que contar. Por este motivo, es fundamental la protección de estos monumentos en todo el territorio, puesto que progresivamente, debido a múltiples causas, se deterioran o destruyen estas obras.

 

También te puede interesar...