Empanada gallega

 en Gastronomía

La empanada gallega es una variedad de empanada muy popular en la cocina gallega y que forma parte de una de sus identidades. Es una preparación culinaria que se ofrece en los municipios de Galicia en las ocasiones de fiesta y/o romería. Puede prepararse con diversos contenidos en su interior, todos ellos procedentes de las costas y tierras gallegas. Se puede servir fría o caliente.

 

Su origen se remonta al siglo VII durante la ocupación Goda , durante la cual se decretan normas para su elaboración. Nos podemos hacer una idea de lo muy antigua y buena fama de la empanada gallega trasladándonos a Santiago de Compostela, donde allá por el siglo XII, uno de los famosos escultores de la época, el Maestro Mateo, decidió plasmarla para su posteridad en algunos de los más importantes y atrayentes monumentos de la época como, por ejemplo, el Pórtico de La Gloria de la Catedral compostelana y en algunas esculturas existentes en el Palacio de Xelmírez anexo a la misma.

 

 

 

 

Aquellas antiguas y primeras empanadas no eran iguales a las de hoy, sino que se asemejaban a panes, tipo hogaza y redondos. Partiendo de esto, y de que la palabra empanada proviene de pan, se sostiene la hipótesis de que las primeras empanadas fuesen simplemente panes, probablemente ya algo duros, vaciados de su miga y rellenos de algo dentro empapándose en su jugo.

 

 

La masa de la empanada gallega está hecha con harina de trigo, manteca de cerdo y agua, aunque hay zonas de Galicia en las que es más común su elaboración con harina de maíz. El relleno suele elaborarse de diferentes contenidos, previamente se elabora un sofrito de cebolla y pimiento. A diferencia de otras empanadas, la empanada gallega no lleva generalmente tomate en su sofrito. Al cerrarse en el molde se introducen al horno. Las formas de las empanadas son diversas, generalmente de forma rectangular o redonda. Se suele servir recién hecha o fría, cortada en porciones y servida como aperitivo o tapa.

Existen muchos y muy variados tipos de empanada gallega. El relleno de las mismas puede ser de carne, pescado o marisco. Entre las empanadas de pescado, la más popular es la empanada de atún o bonito, en la cual el atún se suele presentar desmigado. Otra empanada de pescado que goza de una alta popularidad entre la sociedad gallega es la empanada de bacalao (generalmente procedente de un guiso previo). Otras empanadas típicas de pescado son la empanada de xoubas (sardinas), la empanada de anguila, la empanada de lamprea, típica de la localidad de Arbo en la provincia de Pontevedra, y la empanada de congrio.

Entre las que llevan carne como relleno destacan la empanada de Zorza (picadillo de lomo de cerdo con pimentón ajo y sal), la empanada de carne picada de cerdo y la de conejo. En Monforte de Lemos (Ourense) es muy popular la empanada de papuxas, elaborada con carne de Curruca Zarcera, un ave migratoria casi extinta.

 

Por último cabe mencionar las empanadas de marisco, entre las cuales destaca la empanada de zamburiñas, una de las más comunes en cualquier tipo de festividad. Otras empanadas de marisco son la de mejillones, la de berberechos o la de pulpo.

 

Como hemos visto existen múltiples tipos de empanada gallega, todas ellas con un sabor propio e inconfundible. Unas más comunes y populares que otras, aunque para gustos se pintan colores. ¿A qué estás esperando para probarlas todas y cada una de ellas?

También te puede interesar...